miércoles, 6 de abril de 2011

Nocturno Ubriqueño


Oleo sobre lienzo, 50x40, 1992


De esos paisajes que pintaba con Martel en mi primer año ubriqueño a las tantas de la noche, con poca visibilidad y mucho entusiasmo, igual que estos tejados pintados casi a ciegas.

4 comentarios:

  1. Se diría un pueblo atormentado. Será que la oscuridad no nos sienta muy bien. Pero en el primer nocturno, en el que se ve tu buhardilla, se ve mejor la belleza de la noche...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Quizás, el atormentado fuera el pintor, que aunque recuerda la época como muy féliz y fructífera, tuviera escondido algúna sombra amarga que se manifestara con los pinceles de forma inconsciente.Premisas expresionistas.
    Muchos besos Esperanza.

    ResponderEliminar
  3. Los dos nocturnos tienen una atmósfera especial,muy sugerente:la mágia de la noche que todo lo envuelve con colores irreales, que surgen de la oscuridad.

    ResponderEliminar