domingo, 9 de abril de 2017

Ion Arretxe

Témpera y tinta sobre papel de estraza, 32x22, 2017.
El pasado 18 de Marzo, cuando me enteré de que Ion Arretxe había fallecido, comencé un dibujo que dejé olvidado porque el parecido no me convencía. Hoy lo he retomado y aunque me he acercado un poco, no lo veo del todo o quizás lo veo en parte. El caso es que me encanta el dibujo y es mi particular homenaje a un original creador que conocí en una fría y genial noche de febrero jerezana en el homenaje a mi paisano Carlos Pérez Merinero y del que disfruté desde  entonces, sus peculiares grouñidos en el desierto, la mítica serie del Jueves de la cual era guionista.

2 comentarios:

  1. A mi me gusta.No era su semblante habitual,pero también ponía esa expresión cuando algo le dolía en el alma y no deseaba hacerlo real con palabras.Perdón,soy Ana su mujer. Gracias por el homenaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Ana, por el comentario. Un abrazo.

      Eliminar