viernes, 1 de octubre de 2010

Balcón


Témpera sobre cartulina, 50x35, 1998


Esta recienestrenada paternidad me tiene tan entusiasmado que se ha convertido en lo más prioritario e importante, todo lo demás pasa a un segundísimo plano así que pintar, dibujar, leer y tener actualizado este blog, de momento, no tienen la importancia de antaño.Por ahora, no publicaré más dibujos de mi viaje oriental pero por mi cabeza ronda comenzar una etapa oriental, cuando todo esté más normalizado, mi instinto paternal se haya regulado y mi niña deje un poco el fuerte empadramiento que tanto me tiene¨ enchochao¨.

6 comentarios:

  1. La vida cambia infinitamente cuando tienes un hijo, y ya nunca volverán a ser las cosas como antes. Pero puedes tener por seguro que será lo mejor que te haya pasado nunca, y ya pintarás, leerás y escribirás, por ahora está bien seguir con el empadramiento, que eso es bueno.
    Me alegro mucho. Besos

    ResponderEliminar
  2. Me uno a lo dicho por E. Caballero.Disfrutad de vuestra hija que, la infancia, pasa deprisa.

    ResponderEliminar
  3. No conocía tu blog. Tus trabajos son muy buenos. Éste en concreto desprende sensualidad, y está muy bien elaborado (más aún con un tamaño tan grande)
    Mis felicitaciones por tu obra, y por tu paternidad.
    Me hago tu seguidor.

    ResponderEliminar
  4. No me deja en éste momento ponerme como seguidor, lo volveré a intentar.

    ResponderEliminar
  5. Thank you for sharing
    This fabulous work with us
    Good creations

    ResponderEliminar